martes, 19 de junio de 2007

PERDICION


Título: Perdición (Double Indemnity)
País: USA
Director: Billy Wilder
Guión: Raymond Chandler y Billy Wilder (Novela de James M.Cain)
Música: John F. Seitz
Año: 1944
Duración: 107 min
Género: Drama, Cine negro
Vista en: DVD
Puntuación: 5



Primera reseña en el blog de cine negro, un género que me encanta y que ha dado grandes películas. Entre ellas por supuesto se encuentra Perdición. Perdición es cine negro y es Billy Wilder, dos razones muy importantes para no perdérsela. Billy Wilder es un director que nos visitará en muchas ocasiones, ya que posee una larga filmografía (unas 25 películas) y una gran calidad. Aunque creo que Perdición es la única que puede calificarse de cine negro.

Ya sé que estoy hablando mucho de cine negro, pero es que Perdición es una de las piedras angulares de este género. Se ubica temporalmente en la época dorada (años cuarenta y principio de años cincuenta) del género y creó escuela en torno a las características de un film para ser considerado parte de esta corriente.

No se puede entender lo que películas de este tipo significaron si uno no se sitúa en la época concreta. Unos tiempos donde el puritanismo más recalcitrante reinaba y hacer cosas como las que Wilder hizo no eran fáciles (la negativa del guionista habitual de Wilder: Ch. Brackett, lo demuestran). No era fácil que estrellas de Hollywood encarnaran a personajes negativos, no era fácil que los asesinos fueran personas normales, no era fácil alejarse del sentimentalismo, de la falsa moral, de la familia feliz, no era fácil.

Grandes actuaciones (el trío protagonista, Fred MacMurray, Bárbara Stanwyck y Edward G. Robinson lo bordan), grandes diálogos, impresionante fotografía y un buen guión son solo una parte del complejo entramado de características que consiguen hacer de Perdición una obra maestra.
La película posee una estructura circular, donde casi toda la historia se presenta a modo de flashback. Desde el principio sabemos quien es el asesino, este dato parece que pueda restar intriga al film pero la tensión se consigue con la duda de si se le atrapará o no, y os aseguro que hay momentos de mucha tensión.

Tenéis que verla si queréis saber si existe el crimen perfecto o no, tenéis que verla si no sabéis lo que es una “Femme Fatale”, tenéis que verla solo por oír frases como “I love you too” (Yo también te quiero) o Goodbye baby (Adios nena) salir de la boca de Fred MacMurray.

La traducción del título original (Doble Indemnización) en este caso es perfecta (Perdición le viene al pelo a la peli), cosa muy poco común.

Y por supuesto que “Perdición” no es una “perdición de tiempo”.

Y ya sabéis, a veces el asesinato huele a madreselva….



4 comentarios:

Ricardo dijo...

Yo creo que ha esta pelicula hay que bajarla un poco del pedestal en que esta. No cabe duda que es magnifica, pero pienso que no tanto, ya que recurre al melodrama para cerrar escenas y atar cabos. Creo que hay que empezar a desmitificar a grandes mitos como Wylder, y encumbrar a gente más intersante como Tourneur. Yo en tu escala la daria un 4.

PAN dijo...

¿me puedes explicar lo de que recurre al melodrama? realmente no se a que te refieres...ya se que usas melodrama como una palabra despectiva, pero hasta que punto es algo melodrámatico o no... ¿todo lo que tenga que ver con el amor es melodramático?
No se, solo pregunto

Ricardo dijo...

Me refiero a que las malas peliculas recurren al melodrama facilón, o sea a buscar la lagrima facil, cuando el guión se ha metido en un callejón, o cuando la historia no da mas de si. Grbavica es un gran ejemplo. Cuando no quieres profundizar en un tema, solo insinuarlos y aprovecharte de ellos, recurres a mezclar temas con el pegamento de la lagrima facil. La escena final de Perdición también es mítica por eso.

El melodrama esta bien, siempre que sea solo melodrama, y en la época en que le corresponde (los 50) Douglas Sirk es dios por eso mismo, y Wylder siempre será un mediocre por juntar todos los géneros en una pelicula para buscar esa emoción falsa a través de lo que se conoce como sonrisas y lagrimas. Un poco de todo para contentar a la mayoria. O sea, fabricar productos como "Con faldas y a lo Loco".

PAN dijo...

no se no se