miércoles, 2 de mayo de 2007

LUTO

Este es un blog de cine. De lo que voy a hablar no es de cine, es mucho más que cine, es la vida real. Palencia es hoy por hoy mi ciudad. Una ciudad tranquila donde nunca pasa nada, aunque pasen cosas todos los días. Una ciudad donde las personas tienen nombre y apellidos, ahora más que nunca. Un pueblo más que una ciudad.

Mi más sincero pésame para todos aquellos a los que haya salpicado esta desgracia.

3 comentarios:

Peter Punk dijo...

Jo, ciertamente es así. En Palencia nunca pasa nada. La última tragedia fue el incendio de la diputación hace casi 40 años y justamente en ese incendio murió Gaspar Arroyo, que da nombre a la calle del edificio deflagrado. Casualidades macabras.
Yen verdad, al final, por uno u otro lado acabas teniendo un punto de relación con las víctimas, asi que es terrible. Una amiga de mi madre, una chica del barrio, la camarera de La Tertulia, dos compañeras de mi abuela que jugaban con ella a las cartas.
A mí me entró una tremenda ansiedad cuando supe la noticia.

Elisa dijo...

siempre me ha encantado ese pensamiento: nunca pasa nada, pero en realidad cada uno tenemos nuestra vida y nos van pasando cosas, cotidianas, pero sucesos al fin y al cabo

PAN dijo...

La verdad es que si que es casualidad